Por Lucie, communication
En Duración ~ 5 min

Nuestros consejos para preparar un buen café

¿Qué puede ser mejor que una taza de café después de la comida? Sin embargo, este placer requiere saber hacer la preparación adecuada en función de su máquina. Si te preguntas cómo hacer un buen café con tu máquina, aquí tienes las reglas y consejos que debes seguir para no cometer errores.

 

Cómo hacer buen café con una cafetera de filtro

 

El café es una bebida muy popular para muchas personas, rica en sabor y que puede prepararse de diversas maneras para adaptarse a su gusto. Tanto si te gusta el café largo, como el corto, el dulce o el fuerte, tendrás que utilizar diferentes métodos para conseguir la cantidad adecuada. La preparación también depende de si eres un fanático del café de filtro de una máquina o si utilizas una máquina de pistón o de cápsulas.

 

En primer lugar, veremos cómo hacerlo si tienes una cafetera de filtro en casa. Estos consejos te ayudarán a disfrutar de un delicioso café todos los días cuando lo desees. En primer lugar, acuérdate de enjuagar bien el papel de filtro con agua caliente para que no contenga ningún regusto. En cuanto a la dosificación, es importante ser preciso: para 100 ml de agua, se necesitan 10 gramos de café molido, el equivalente a una cucharada sopera colmada. Es mejor utilizar agua filtrada o de manantial en lugar de agua del grifo.

 

Es importante que el café no pierda su aroma y sabor durante la preparación. Para ello, ten cuidado de no quemarlo dejándolo sobre la placa caliente de una cafetera eléctrica. Se recomienda no recalentar nunca el café. Intenta beberlo poco después de prepararlo o guárdalo en un termo.

 

Cómo hacer un buen café con una cafetera de émbolo

 

Las personas que prefieren el método de extracción suave (conocido como «Slow Coffee»), con un café arábico muy aromático, están acostumbradas a utilizar una cafetera de pistón. Con este aparato, hay que seguir ciertos pasos para obtener un café de excelente calidad y darse un respiro gourmet durante el día.

 

También conocida como prensa francesa, la cafetera de émbolo es el accesorio perfecto para preparar un buen café cada día. Con esta máquina, el mejor molido es el café de grano grueso. Una molienda fina podría obstruir el filtro. Lo mejor es seleccionar los granos de café y luego molerlos uno mismo con un molinillo al tamaño deseado. A continuación, puedes utilizar una cucharadita por cada taza de 12 cl.

 

El agua calentada a 90°C en un hervidor de agua se puede verter sobre el café, recordando dejar un espacio entre el nivel del agua y la parte superior de su cafetera. A continuación, puedes colocar la tapa (sin empujar el émbolo) y colar durante 4 minutos. Todo lo que tienes que hacer es presionar suavemente el émbolo para presionar el café y recoger el precioso líquido en tu taza.

 

Utilizar correctamente tu máquina de cápsulas

 

Puedes preparar el café con una cafetera italiana, una cafetera de goteo o una cafetera espresso. Si tienes una máquina cápsulas, el proceso puede parecer más fácil, pero requiere cierta aplicación para obtener el mejor resultado.

 

Una cápsula equivale a un solo café, por lo que no podrás reutilizarla después. La única dificultad real con una máquina de este tipo es establecer la cantidad de agua que se va a utilizar. Para preparar un ristretto o un espresso, necesitarás entre 25 y 40 ml de agua. En el caso de un café francés, que es menos fuerte, el café debe diluirse en una mayor cantidad de agua, alrededor de 60 ml.

 

Un consejo práctico para obtener un café de mejor sabor es hacer funcionar la máquina en vacío una vez al día. Esto te permitirá hacer correr el agua sin poner una cápsula para purgar la máquina, cebar la bomba y lavar la cámara de extracción. De este modo, el próximo café que prepares conservará todos sus sabores.

 

Accesorios para disfrutar de tu café

 

Para que cada café sea un momento de relajación, se recomienda comprar tazas bonitas y duraderas. Los modelos estéticos y resistentes realzarán tu café casero. Una taza de cristal o de opal es una opción clásica para la buena conservación del aroma. Con un juego de tazas a tu disposición, puedes organizar degustaciones de diferentes cafés con la familia y los amigos.

 

En función de tus deseos, podrá encontrar la taza, el vaso o el bol con la capacidad ideal para disfrutar de un café corto, largo o expreso. Para las recetas gourmet, puedes elegir tazas transparentes que te permitan ver la espuma, el caramelo o el café con leche. Una taza aislante también es una excelente solución para mantener el café a la temperatura adecuada.

 

Para un café sabroso, la mejor opción es un tueste fresco. Puedes conseguirlo en una torrefacción donde se pone a la venta un café recién tostado. Otra opción es elegir un paquete con fecha de tueste reciente en un supermercado. Los aficionados al café pueden invertir en un molinillo manual o eléctrico para moler su café.

Si compras el café molido en una tienda, elige un producto de una buena marca. Para que los ingredientes no se deterioren con el paso del tiempo, la mejor manera de guardar el café es en una bolsa o caja hermética, idealmente en el frigorífico. Un café tostado puede conservarse hasta una semana.

Opina sobre el tema

Al comentar, usted acepta nuestra política de privacidad