Momentos de estilo

Hora de los cócteles

No es necesario ser un experto para intentarlo. Noche de cócteles en mi casa.

Vincent de 27 años es responsable de producto con una gran pasión por el sabor.

Vincent podría conformarse con poner una botella de un buen champán a enfriar cuando sus padres vienen a cenar. O simplemente con ofrecer unas cervezas o un vino rosado cuando organiza una gran fiesta en casa. Sin embargo, lo sencillo no es para Vincent.
¿Su as en la manga? Los cócteles.

Nos aventuramos en el terreno de la coctelería sin complicaciones de la mano de Vincent.

¡Dios bendiga al Mojito!

Caipiriñas, margaritas, sangría… Me encantan los cócteles, pero mi preferido es sin duda el mojito. Las hojas de menta, las rodajas de lima, el hielo y todas las burbujas que se mezclan deliciosamente en un gran vaso… ¡Irresistible!

+ Para la fiesta de inauguración de mi casa, preparé por adelantado la menta, la lima y el sirope de caña. En el último momento añadí el ron y la gaseosa.

Un detalle que deja huella.

¡Los cócteles se adaptan a cualquier situación! Si, por ejemplo, invito a unos amigos que no beben alcohol, puedo ofrecerles la versión sin alcohol de mi legendario Cosmopolitan. Está claro que es mucho más divertido que servirles un vaso de agua con gas o un refresco.

+ ¿Cuál es la mejor forma de zambullirse en un nuevo licor o de utilizar un ingrediente original? Añadirlo a un cóctel. En su justa medida se bebe sin problemas.

Equipaje en bodega

Cuando viajo procuro dedicar tiempo a probar los alcoholes de la zona y probar nuevos cócteles. De vuelta a casa, intento reproducir las recetas más exóticas. A veces mis invitados se sorprenden…

+ Suelo servir mis creaciones con unos aperitivos que traigo de mis aventuras, que nos transportan a ambientes lejanos.