Momentos de estilo

Una barbacoa… ¡a bordo de un catamarán!

Randhir nació prácticamente en un barco. Cada vez que vuelve a casa, en la Isla Mauricio, aprovecha para adentrarse en el mar. Randhir, 43 años, encargado de las brasas

No hay melodía más suave que la del viento al soplar sobre las velas… o el chisporroteo de unos chorizos a la brasa.

Un paseo perfecto por el mar según Randhir

¡A sus órdenes mi capitán!

Preparar la comida, ordenar, limpiar el barco… Las tareas se reparten antes de zarpar. Si hay alguna discusión, yo tengo la última palabra. Todos saben lo que tienen que hacer una vez en el mar. ¡Así es mucho más agradable!

+ Yo me dedico a preparar las brasas para la barbacoa. Es duro quedarse a bordo mientras los demás nadan o toman el sol en la playa, pero luego estoy tranquilo.

¡Todo listo!

La barbacoa va acompañada de dos grandes y copiosas ensaladas (¡el mar da hambre!) preparadas el día anterior: una de arroz y otra de patatas. Las fuentes en las que se sirven tienen tapadera, ya que también las utilizamos para transportar y conservar la comida. ¡Está todo pensado!

+ El ajo, el tomillo y la salsa de soja le dan un toque único a la carne y el pescado. Además, ¡ayuda a su conservación!

Cuidado con el oleaje

Una vez que todo está listo, se coloca en el centro de la gran mesa cuadrada, como en un banquete. Nuestros platos y nuestros vasos son muy resistentes y fáciles de guardar. Así podemos comer tranquilamente incluso cuando hay marejada.

+ La vajilla de plástico está prohibida a bordo. Preferimos los materiales que no contaminan. Como amantes del mar y la naturaleza, no podríamos hacerlo de otro modo.