Por Lucie, communication
En Duración ~ 5 min

Nuestras 7 mejores ideas para una comida saludable y variada en la oficina

Comer en la oficina también puede ser divertido, siempre que tengas las recetas adecuadas. Por eso en Luminarc hemos decidido presentarte nuestras 7 mejores ideas de comidas para llevar a la oficina. Porque nada nos hace más felices que ver nuestros hermeticos Pure Box llenos de comidas sabrosas y equilibradas.

 

¿Cómo elegir las comidas para llevar al trabajo?

 

Comidas frías o sencillas para recalentar

 

Para la pausa de la comida en el trabajo, debes elegir platos sencillos y fáciles de hacer. Por lo tanto, recomendamos platos fríos o aptos para el microondas. De este modo, no tendrás que perder tiempo cocinando el día anterior o por la mañana, y podrás disfrutar de tu comida rápidamente.

 

Comidas sanas y completas

 

Para encontrar las recetas adecuadas, también tienes que adaptarte a tu actividad. Si trabajas en una oficina y tienes un trabajo sedentario, ten cuidado de no superar tus necesidades calóricas. Una comida fresca y ligera con pocos carbohidratos es perfectamente suficiente. Por otro lado, si tienes un trabajo físico, necesitarás energía para mantenerte en forma durante todo el día. Por lo tanto, en ambos casos es necesario encontrar los alimentos y las recetas adecuadas para sus necesidades.

 

Comidas fáciles de transportar en sus fiambreras Luminarc

 

Por último, recurre a recetas prácticas que puedan llevarse en herméticos. Con nuestra amplia colección de recipientes Pure Box, puedes ser tan creativo como quieras. Nuestros recipientes herméticos son adecuados para todos los fines. Ya sea una ensaladera, una hermético pequeño o uno más profundo tenemos modelos de conservación para todas sus comidas.

 

7 recetas para tus comidas para llevar de trabajo

 

Ahora te presentamos nuestras 7 ideas de comidas para la oficina que no pueden faltar. Principalmente hemos elegido comidas frescas, equilibradas y, por supuesto, deliciosas.

 

1. El sándwich club: el clásico de siempre

 

Aunque puedes encontrar muy buenos sándwiches en las panaderías, es mejor que los prepares tú mismo. Es sencillo y el resultado es siempre sabroso. Elige el pan integral, la ensalada, el queso y el relleno de tu elección. Jamón para los clásicos, atún o salmón para un poco más de frescura y, por supuesto, verduras crudas de temporada. Tomates, aceitunas, cebollas… depende de ti crear el sándwich definitivo (wrap, hamburguesa, bagel).

 

2. Ensalada: perfecta para hacer dieta

 

Hay tantos tipos de ensaladas como ingredientes para elaborarlas. La ensalada de pasta fría con verduras es excelente para los vegetarianos. Para una ensalada gourmet tradicional, las patatas con atún, huevos, pepinillos y una cebolla roja serán una comida completa y suficiente para un largo día de trabajo. Por último, si te gusta mezclar sabores, el Buddha bol es perfecto. Simplemente prepáralo directamente en uno de nuestros herméticos sostenibles redondos de vidrio.

3. Tartas, quiches, pizzas: la masa en todos sus estados

 

Este tipo de platos son perfectos porque, además de ser muy nutritivos (y sabrosos), son muy fáciles de transportar en un hermético y de calentar en el microondas. Quiche lorraine, tarta de cebolla, pizza de queso o de jamón, varía los placeres sin ningún complejo. Por supuesto, como este tipo de preparación lleva más tiempo, te aconsejamos que hagas un poco más para tener sobras para la noche o para otra comida al día siguiente.

 

4. Queso gratinado: para una comida contundente

 

El gratinado es un plato delicioso, que además es muy fácil de guardar, transportar y recalentar en un hermético. Además, es una comida muy completa y rica, especialmente indicada si tienes un trabajo físico. En cuanto a los sabores, depende de ti crear las combinaciones de ingredientes que prefieras. Entre la elección del queso (de vaca, de cabra, de oveja) y la elección del relleno (patata, cebolla, coliflor, espinacas…), seguro que encontrará los ingredientes para un gratinado sano y delicioso.

 

5. Pasta con pesto y pollo: equilibrada y sabrosa

 

La pasta es un alimento básico en el comedor del trabajo. Al igual que las ensaladas, los platos de pasta se pueden preparar de diversas y deliciosas formas. ¿Nuestra favorita? El tradicional plato de pasta con pollo y pesto casero con un ligero chorrito de aceite de oliva.

 

6. El Dahl: para una comida con sabores de Oriente

 

Si te gusta la comida india (¡y te entendemos!), el Dahl es sin duda el plato indio que mejor se presta a una comida de oficina. Es rápido y fácil de preparar, unos 35 minutos en total, y se puede conservar durante 4 o 5 días. Recomendamos el Dahl con lentejas coralinas y leche de coco. Es un plato delicado y sabroso que te dará la energía que necesitas para el resto del día. Para el picante, un poco de cilantro será suficiente.

 

7. ¿Y el postre?

 

Si a veces te apetece un pequeño capricho dulce después de la comida, también te presentamos algunas ideas de postres para llevar a la oficina. Si te gustan los pasteles, las magdalenas con fruta, las galletas y los brownies son fáciles de hacer, fáciles de transportar y fáciles de compartir con los compañeros. Si prefieres los postres de yogur y nata, el tiramisú es imprescindible, así como la panna cotta con su delicioso coulis de frutas.

Los comentarios están cerrados